Foro de Captain Tsubasa. Publica tus fanfics, fanarts y discute sobre tus personajes favoritos!!
 
ÍndiceÍndice  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 El Pasado Siempre Vuelve

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Anita Misaki
Administrador
Administrador
avatar

Zodiaco : León
Signo chino : Mono
Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 15/10/2015
Edad : 25
Localización : Físicamente en España, ficticiamente en Alemania *w*

MensajeTema: El Pasado Siempre Vuelve   Jue Oct 15, 2015 9:49 pm


Capítulo 1: Sorpresas y pesadillas.

España, Barcelona…

Era una tarde mañana de primavera, la brisa mediterránea era suave y fresca y sol resplandecía.
Dos niñas, de apenas dieciocho años iban caminando por la calle. Ambas eran hermanas mellizas; una era rubia con ojos verdes y otra morena con ojos grises.

Sus nombres son Naiara y Daiane. Ambas eran estudiantes; Naiara estudiaba el primer año de medicina y Daiana estaba estudiando higiene bucodental. Se acercaron a un parque y se sentaron con un grupo de amigos; como cada tarde después de los estudios, tenían sesión de música. Naiara y un amigo del grupo, Dani, tenían un pequeño proyecto de ser un dueto musical y se reunían para escuchando y cantando canciones conocidas, empezar a entonar y cantar bien para poder grabar sus propias canciones en un futuro. Estaban pasando una buena tarde, cuando un hombre con rasgos orientales se acercó al grupo para preguntar.

-Hola, disculpen, ¿Saben dónde se encuentra esta dirección? – intentó pronunciar lo mejor que podía su nulo español.
-No se preocupe, yo le ayudo – respondió Naiara en japonés – Tiene que seguir esa calle hasta el final y luego girar a la derecha.
-Muchas gracias, me alegro poder hablar con alguien entendiendo el idioma. – sonrió.
-De nada, mi padre es japonés. – el hombre se quedó un poco pensativo.
– Perdona la indiscreción, ¿Te apellidas Ozora? – le preguntó en japonés.
-Sí. ¿Por algún motivo en particular le suena mi apellido? – Naiara estaba nerviosa por haberle dado su apellido a un desconocido.
-¡Menos mal! – dijo aliviado - Al fin podré encontrar a quién busco.
-¿Y buscas a…?
-Tsubasa Ozora.
-¿A mi padre, para qué? – quiso saber.
-Soy un antiguo amigo suyo, Genzo Wakabayashi. – la chica se quedó un poco más aliviada, sólo porque ese nombre le sonaba futbolísticamente. – Encantado.
-Tengo que decir que es un placer. Pero no respondiste mi pregunta, ¿Por qué buscas a mi padre? – volvió a insistir.
-Vine a visitarlo, hacía tiempo que no lo veía. – contestó sinceramente. En ese momento, un coche negro se paró al lado del parque y de él se bajó un hombre moreno con gafas de sol. El hombre se acercó y saludó.
-¿Qué pasa Naiara? – preguntó extrañado.
-Este hombre te busca. – dijo Daiane levantándose del suelo, que al saber japonés (obvio) se enteró de todo. – Dice que es un amigo tuyo.
-¿Amigo mío? – Tsubasa se quedó mirándolo fijamente y lo reconoció fácilmente, esa inseparable gorra era inconfundible. – Vaya…Genzo Wakabayashi.
-Cuanto tiempo Tsubasa. ¿Qué tal has estado?
-Bien. ¿Y tú? ¿Qué te hace venir a buscarme? – preguntó quitándose las gafas de sol. – Niñas, es hora de irse, recordad que tenéis médico para poneros unas vacunas.
-Sí papá, te esperamos en el coche – respondieron, y se marcharon al auto.
-Si quieres acompáñanos, mientras ellas entran en la consulta hablamos.
-De acuerdo. – Wakabayashi se montó en el auto con Tsubasa y sus hijas y mientras ellas entraban a consulta médica, ellos en la puerta se pusieron a hablar.
-Bien, ¿Por qué viniste a visitarme? – preguntó Tsubasa al fin, apoyándose sobre su auto. – Por placer dudo que sea.
-Vale ya Tsubasa, ¿Uno no puede visitar a un viejo amigo?
-Si ese amigo lleva dieciocho años sin visitarlo, ya uno duda por la visita – respondió haciendo énfasis en “ese amigo”.
-Veo que aún estás molesto.
-Es lo que tiene cuando todo el mundo te da la espalda.
-Sabes que lo que hiciste no estuvo bien – le dijo mirándolo fijamente.
-Pues estás viendo perfectamente que no lo hice para nada mal. – respondió. – Sólo hay que verlas.
-No me refiero a eso.
-Si te refieres a la versión que todo el mundo prefirió escuchar, no me interesa.
-Creo que no eres justo. – su amigo se empezó a harta de la actitud rencorosa y pasiva de Tsubasa.
-Y dime, Wakabayashi, ¿Alguien fue justo conmigo? Porque yo creo que no. Todo es más creíble viéndolo desde otra perspectiva, como siempre el hombre es el malo de la película.
-Bueno ya, me cansé de tu actitud. Contigo no se puede hablar – en ese momento, las mellizas hicieron acto de presencia.
-¿Cómo les fue? – le preguntó su padre.
-Bien, aunque temo que me dé fiebre por la noche, como siempre me pasa. – gruñó Daiana.
-Esperemos que no. ¿Vienes a mi casa? – dijo Tsubasa al ver que Wakabayashi se quedaba fuera mientras los demás se montaban en el coche. El chico asintió y se subió. Una vez en la casa Ozora…
-Vaya, bonita casa.
-Gracias, aunque tampoco es muy lujosa, nunca me llamó la atención ese tipo de cosas.
-Pero está realmente linda – dijo con sinceridad. - ¿Podemos seguir hablando? – en ese momento sonó el timbre de la puerta. Daiane abrió y era Kojiro Hyuga.
-Hola, ¿Qué tal? – saludó mientras entraba.
-Hola Kojiro– sonrió Naiara
-Hola, pequeña. – le tocó la cara.
-Prohibido delante de mí – Tsubasa sonriendo, abrazó a su amigo, único que cree que tiene.
-Tranquilo amigo, nada de nada. – en ese momento se dio cuenta de Genzo.
-Pero qué ven mis ojos, Genzo Wakabayashi por estos lares – también lo abrazó.
-Sí, vine de visita. – respondió. Las chicas se subieron a sus habitaciones mientras los tres hombres se ponían a charlar un poco.
-Veo que se llevan muy bien. – Wakabayashi estaba asombrado. - ¿A qué se debe?
-Digamos que…es casi de la familia.
-¿Cómo así?
-Mira que te cuesta aún decirlo en voz alta – sonrió Hyuga – Lo que Tsubasa quiere decir que es que estoy con su niña.
-¿Qué qué? ¿Estás con una de sus hijas?
-Sí, me tuve que resignar después de enterarme, mientras me la trate bien y me la respete. – se encogió de hombros – No creas, me costó mucho asimilarlo y poner mucho de mi parte. – reconoció. – Pero bueno, creo que viniste por otra cosa.
-En realidad vine para invitarte a mi boda. – los otros dos lo miraron con cara de asombro.
-¿Te casas? – Exclamaron a la vez -¿Con quién? ¿Cuándo?
-Con Sherezade Schneider, la prima de…
-Sí, ya, ya. Pues enhorabuena, que es lo que se dice en estos casos.
-Gracias Tsubasa, aunque te veo un poco resentido. Hyuga, tú también estás invitado.
-Muchas gracias, me alegra que cuentes conmigo.
-No te preocupes, puedes nombrarlo, no tengo ningún problema. Lo raro es que tu prometida haya estado de acuerdo en que me invitaras.
-Tsubasa, vine de buenas. – le advirtió su amigo. – Lo que pasó yo no tengo la culpa y menos Sherezade. Y el que te invita soy yo, que eres mi amigo y yo puedo invitar a quién quiera. – confesó.
-Déjalo Tsubasa, sólo conseguirás malos recuerdos. – le dijo Hyuga.
-¿Y tú qué sabes de eso?
-Lo sé todo.
-¿Tú que vas a saber? Sabrás la versión de Tsubasa, no la otra. – contestó Wakabayashi.
-¿Y tú escuchaste mi versión? Creo que nadie se paró a escucharla – confesó Tsubasa entristecido – Ni mi propia familia llegó a escucharla.
-Pues en ese caso, cuéntame tu versión, si quieres claro. – él asintió y empezó su historia, que Genzo escuchaba atentamente. - ¿Ves? Ahí cambia la versión.
-Supongo que no todas las versiones suelen ser iguales, aunque sólo una llega a ser la verdadera. Ahora ponte un poco a pensar y juzga por ti mismo. – contestó. – Eso sí, no quiero que metas a mis hijas en esto.
-¿No saben nada? – preguntó – Por lo menos sabrán que su madre…
-Sí, que ella está felizmente en Alemania. Tranquilo, si piensas que le hablé mal de ella te equivocas. Yo no le llené la mente de mentiras. – tomó aire – A ellas no le conté lo sucedido pero sí que su madre las quiere mucho y que se acuerda cada día de ellas.
-¿No tuvieron intriga en conocerla? Quiero decir, claro que la conocen, pero cuando llegaron aquí apenas tenían cinco años y a esa edad no se recuerda mucho.
-Siempre les dije que si querían conocerla, pero nunca me dieron una respuesta concreta. – Confesó – Pero yo les hice saber que cuando quisieran yo las llevaría a verla.
-Vaya… y yo que pensé…-pero no terminó la frase porque Tsubasa lo cortó.
-Sí, que las iba a poner en contra de todos. Lo siento Wakabayashi si esa versión dice eso de mí, pero no, nunca las puse en contra de nadie.
-Perdona, no fue mi intención – dijo avergonzado por pensar así de su amigo sin saber - ¿Y ellas piensan algo de ver que no conoce a su familia paterna?
-Saben que desde hace dieciocho años no me hablo con mi familia, pero les dije igual; si querían conocer a sus tíos, abuelos, primos, están en su derecho. A fin de cuentas ellas están por delante de mi orgullo – se sentó y Hyuga le puso su mano en la espalda dándole apoyo – Pero tampoco me llegaron a pedírmelo nunca.
-En cierto modo, te sientes aliviado ¿No amigo? – le preguntó Hyuga.
-Sí, aunque nunca es para siempre y tarde o temprano tendré que enfrentarme a ellos. Lo que no quiero es que mis hijas se lleven una mala imagen de mí, por eso no les dije nada, por la absurda versión que todo el mundo decidió creer, pero en parte tampoco le dije nada por no recordar.
-Recordar ¿El qué?
-Esa palabra que se llama ‘amor’ – se volvió a levantar y se fue a un mueblecito, sacó una botella de Whisky, se echó en un vaso y bebió un trago.
-Ay amigo, siento mucho haberte juzgado así – se disculpó – Te debió doler mucho que todos te tacharan así.
-No te preocupes, lo que en verdad me dolió fue que me rechazara mi propia familia y más, que me traicionara mi propia sangre.
-Bueno, yo te prometo que nunca más desconfiaré de ti. Lo tuviste que haber pasado realmente mal.
-En parte – en ese momento bajaron Naiara y Daiane. – Dejemos el tema, ahí bajan las niñas.
-¿De qué hablan? – preguntó Naiara sonriendo
-De que pronto iréis de boda. – las chicas se quedaron atónitas por lo que el viejo amigo de su padre dijo. – Dentro de un mes me caso y están invitadas, al igual que su padre.
-¡Vaya, qué bien! – exclamaron contentas.
-Creo que esto sólo acaba de empezar, voy a tener que enfrentarme a todo un pasado. – Pensó Tsubasa – Sólo espero que no llegue a dañar a mis hijas, porque entonces, sí que es verdad que no respondo. Tendré que veros la cara pues.

Continuará.











_________________


* .. Debes luchar por lograr tus sueños, aunque tu alma y cuerpo se consuman en el intento de alcanzarlo .. *
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://aniitabecker@gmail.com
Mary Ozora
Liga escolar
Liga escolar
avatar

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 15/10/2015

MensajeTema: Re: El Pasado Siempre Vuelve   Vie Oct 16, 2015 10:31 pm

Mira que eres malvada eh? como puedes hacerle eso a mi hermanito? Y schneider me cae re mal en este fic eh? que quede claro, le pegaba la patada del fic como con Ferdinand y me quedaba tan ancha.
Pobre de mi hermanito, lo que ha tenido que pasar y encima lo tachan del malo de la películo Sad
Y no me gusta ser hermana de Schneider! jajajajaa
Venga, continuale Wink
Posdata: me estoy hinflando a leer fics y comentar eh? jajajaja os quedasteis agusto ayer publicando! jajaja
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
El Pasado Siempre Vuelve
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Captain Tsubasa's Fans :: Captain Tsubasa :: Fanfics-
Cambiar a: